Nuestro despertar al 2017

14 Enero 2017 Escrito por: 

El mundo entero afronta cambios en lo social, en lo político y en lo económico.
La aspiración de un mundo donde las doctrinas se acoplen de manera armónica en el funcionamiento de las sociedades ha sido el sueño de la utopía. La realidad ha sido más dura de encarar, ya que el desgaste natural de los sistemas del orden social podría derivar en la implantación de procesos que limiten la libertad de los individuos en función de un “bienestar general”.

D

urante los meses recientes hemos vivido con intensidad y preocupación el proceso electoral en los Estados Unidos y su resultado se consolida este 20 de enero de 2017 cuando tome posesión del cargo de Presidente el empresario Donald Trump.

Al fragor de la contienda política, se generó progresivamente una división en la sociedad norteamericana, derivada de los planteamientos radicales del candidato republicano. En la comunidad Internacional ha generado mucho daño al cuestionar el libre comercio, los derechos de los inmigrantes, los tratados internacionales y el impulsar una política aislacionista con mayor contundencia militar de los Estados Unidos.

En esta realidad, México es vulnerable por dos factores esenciales: La “revisión” del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y las políticas migratorias, que amenazan provocar la deportación de hasta 11 millones de trabajadores que se estima, radican en los Estados Unidos.

La reacción en la economía mundial no se ha hecho esperar, sin embargo, por el impacto que estas medidas implican para México, los efectos se hacen ver en nuestra economía desde ahora.

Estos fenómenos de cambio a nivel internacional no son nuevos. En el mes de junio de 2016 tuvo lugar en el Reino Unido un Referéndum sobre su permanencia en la Unión Europea, el cual resultó favorable por la salida, con un 52%, lo que también significó una sacudida para la economía internacional.

Es así como el mundo está cambiando y la sociedad refleja esta tendencia en decisiones radicales, que rompen con el statu quo.

,

Nunca, como ahora, México está llamado a insertarse de inmediato en este nuevo orden mundial. El tiempo de riqueza y estabilidad económica producto de la producción petrolera e ingresos por divisas de connacionales en los Estados Unidos ha pasado. Despertamos como sociedad al 2017 con un franco sentido de orfandad y de crudeza ante el embate de propios y externos. En este contexto comienzan a surgir voces y movimientos que no generan más que incertidumbre y nos dejan ver a un México de amplias carencias, pero también de áreas de oportunidad.

La educación ha demostrado ser la mejor inversión de los pueblos en vías de mejores estadios de desarrollo. El trabajo que desarrollamos al interior de nuestros colegios significa una inversión permanente para lograr el México que anhelamos para nuestros hijos.
El creer y practicar los valores nos otorga identidad como personas, nos orienta para actuar y le da rumbo al horizonte de nuestra vida, por encima de los deseos o impulsos.
El valor de una educación centrada en la persona significa, en esencia, asumir el compromiso de conocerse a uno mismo, para así asumirse como soporte para el otro. En nuestro caso la relación profesor-alumno se convierte en una relación de apoyo donde el ganarse la confianza del alumno, conducirse sin ambigüedades frente a él, ser honesto mostrando nuestras emociones y sentimientos, reconocer y validar la capacidad del alumno para resolver sus problemas así como respetar las decisiones de los demás, se convierten en argumentos básicos para un desempeño funcional para la vida.

Nuestro despertar comienza con trabajar en nosotros mismos. Identificando nuestras fortalezas, enfocándonos en ellas, reconociendo nuestras carencias y convirtiéndolas en áreas de oportunidad, trabajando en el fortalecimiento de nuestra personalidad y desarrollando un liderazgo propio bajo el cual enarbolar nuestra bandera.
Como mexicanos nuestro hogar está aquí, como educadores nuestro lugar está en las aulas, como personas nuestra responsabilidad está en el desarrollo de nuestro Ser, para coadyuvar así con el logro de la familia que queremos, de la comunidad donde viviremos y la sociedad a la que aspiramos…
René Reyes

Biólogo por la UNAM-FESI, egresado en 1981. Realizó estudios en Sistemas de Información y se desempeñó profesionalmente en esta área desde 1983 en Instituciones Públicas y Privadas. Ha realizado estudios en Desarrollo Humano, Coaching Ontológico, PNL, Counselling y Terapias Alternativas en diversas Instituciones Privadas. Además de ser Administrador en Colegios Privados Lindavista es Consultor Educativo y brinda Soporte para Desarrollo Humano.

Comparte tu opinión

Colegios Privados Lindavista eliminará aquellos comentarios que no contribuyan al debate, ya sea porque rompan la armonía de este espacio, sean considerados spam, inciten al odio o en su defecto sean ofensivos.
No limitamos la libertad de expresión ni promovemos la censura de palabras altisonantes, pero jerarquizamos el respeto y la unidad entre los usuarios para los que fue creado este sitio. Gracias por tu comprensión.

  COLEGIOS ASOCIADOS Y SOLIDARIOS

CPL Y COLEGIOS UNIDOS

E

l espíritu de nuestra organización es la unión para un desarrollo común.
Esta unión de Instituciones de abolengo, con prestigio educativo de más de 60 años aunado al ímpetu de otras nuevas, brindan al Padre de Familia opciones para la educación de sus hijos, acorde a los intereses y perfil familiar.

¡Lindavista es tradición, diversidad y excelencia educativa!

Asistencia Telefónica

  •   911 | Emergencias SSP - DF
  •   065 | Cruz Roja
  •   5209 9913 | SEMOVI
  •   5683 2222 | Protección Civil
  •   5062 2243 | Cazabaches
  •   5658 1111 | Locatel
  •   5625 6700 | PROFECO

Lo más comentado